El proceso del duelo: Las tareas o fases del duelo

publicado en: Psicología general | 0

Elaborar un duelo es algo que lleva tiempo. La frase que se cita a menudo, “el tiempo lo cura todo”, es cierta. También es cierta la noción de que el duelo crea tareas que se deben cumplir y, aunque esto quizá sea desbordante para la persona en la agonía del duelo agudo, también se puede, con la ayuda de un asesor, ofrecer la esperanza de que se puede hacer algo y de que hay un punto final: un antídoto poderoso para los sentimientos de impotencia que experimentan muchas personas en duelo.

duelo-muerte-ayuda-psicologo-online

El duelo (la adaptación a la pérdida) se puede ver como un proceso que implica las cuatro tareas básicas explicadas a grandes rasgos más adelante. Es esencial que la persona las complete antes de poder acabar el duelo. Aunque dichas tareas no siguen necesariamente un orden específico, en las definiciones se sugiere un cierto ordenamiento. Por ejemplo, no se puede controlar el impacto emocional de la pérdida hasta que no se asume el hecho de que la pérdida se ha producido. Puesto que el duelo es un proceso y no un estado, estas tareas requieren esfuerzo y, siguiendo el ejemplo de Freud, hablamos de que la persona realiza el “trabajo de duelo”.

La elaboración del duelo es un proceso cognitivo que supone afrontar y reestructurar los pensamientos sobre el difunto, la experiencia de pérdida y el mundo cambiado en el que ahora debe vivir la persona que ha sufrido la pérdida (Stroebe, 1992). Usando la analogía de Engel de la curación, es posible que alguien realice algunas de estas tareas pero no otras y, por lo tanto, tenga un duelo incompleto, tal como podría tener una curación incompleta de una herida.

No se puede controlar el impacto emocional de la pérdida hasta que no se asume el hecho de que la pérdida se ha producido.

duelo-muerte-ayuda-psicologo-online

LAS TAREAS DEL DUELO:

Tarea 1: aceptar la realidad de la pérdida

La primera tarea del duelo es afrontar plenamente la realidad de que la persona está muerta, que se ha marchado y no volverá. Parte de la aceptación de la realidad es asumir que el reencuentro no es posible, al menos en esta vida. Lo opuesto a aceptar la realidad de la pérdida es no creer mediante algún tipo de negación. Algunas personas no aceptan que la muerte es real y se quedan bloqueados en la primera tarea.

Tarea 2: trabajar las emociones y el dolor de la pérdida

Es necesario que la persona elabore el dolor emocional para realizar el trabajo del duelo, y cualquier cosa que permita evitar o suprimir de forma continua este dolor es probable que prolongue el curso del duelo.

En su intento de ser útiles, los demás suelen recurrir a muchos tópicos. “Eres joven y puedes tener más hijos”, “hay que seguir adelante y a él no le gustaría verte así”. Estos comentarios contribuyen a las propias defensas de la persona, llevándole a negar la necesidad de elaborar los aspectos emocionales, expresándolo como “no tendría que sentirme así” o “no necesito elaborar el duelo”. Abandonarse al dolor está estigmatizado como algo mórbido, insano y desmoralizador. Lo que se considera apropiado en un amigo que quiere bien a la persona en proceso de duelo es que la distraiga de su dolor.

Tarea 3: adaptarse a un medio en le que el fallecido está ausente

Existen tres áreas de adaptación que se deben abordar tras la pérdida de un ser querido. Estas áreas son:

  • Las adaptaciones externas, es decir, cómo influye la muerte en la actuación cotidiana de la persona.
  • Las adaptaciones internas, es decir, cómo influye la muerte en la imagen que la persona tiene de sí misma.
  • Las adaptaciones espirituales, es decir, cómo influye la muerte en las creencias, los valores y los supuestos sobre el mundo que abriga la persona.

Tarea 4: recolocar emocionalmente al fallecido y continuar viviendo

Este concepto lo postuló Freud cuando dijo: “El duelo supone una tarea psíquica bastante precisa que hay que realizar: su función es desvincular las esperanzas y los recuerdos del muerto” (Freud, 1913, pág. 65).

La cuarta tarea del duelo es encontrar un lugar para el difunto que permita a la persona superviviente estar vinculada con él, pero de un modo que no le impida continuar viviendo. Debemos encontrar maneras de recordar a los seres queridos que han fallecido llevándolos con nosotros, pero sin que ello nos impida seguir viviendo.

Para saber más

worden-duelo-ayuda-psicologo-online

supera-psicologo-jaen
Supera Psicología
Compartir
Facebook
Google+
Google+
http://ayudapsicologicaonline.es/el-proceso-del-duelo-las-tareas-o-fases-del-duelo/">
YouTube
YouTube
LinkedIn
Subscribirse por correo
Supera Psicología
Ayuda Psicológica Online
RSS

También te puede interesar...

Dejar una opinión