Ansiedad y mindfulness

El ser humano tiene la capacidad de vivenciar un tipo diferente de miedo al que tienen los animales, el miedo psicológico, el cual puede adoptar diversas formas: ansiedad, estrés, agitación, desazón, inquietud, preocupación, tensión, obsesión, temor, fobia, etc.; pero su gran peculiaridad es que no tiene nada que ver con ningún peligro real, objetivo o inmediato.

ansiedad-mindfulness-psicologo-onlineEl miedo psicológico siempre se refiere, bien a algo que podría pasar, bien a algo que ya pasó y podría volver a ocurrir, no a algo que está sucediendo en este momento. El organismo de la persona que lo padece está en el “aquí y ahora”, mientras que su mente está en el futuro anticipando realidades posibles o nuevas repeticiones de realidades pasadas. Este estado disociado del presente y de la realidad objetiva es muy peculiar, ya que es en sí mismo ansiógeno. No sólo estamos en el presente sino que vivimos fragmentados, nuestra percepción de la realidad está dividida, dispersa y necesariamente aparece la distorsión, los sesgos atencionales e interpretativos y finalmente la patología ansiosa.

El cuerpo con su inteligencia natural es esclavizado por la mente que está desbordada por un intento continuo de control, de planificación, de previsión, de evitación, de discrepancia entre “lo que es y lo que debería o podría llegar a ser”. De esta forma, la mente de la persona ansiosa tiene vida propia, vida separada del cuerpo y de la realidad objetiva. La mente ansiosa vive para evitar el peligro futuro, hasta tal punto, que el organismo acaba padeciendo diferentes trastornos de ansiedad.

El comportamiento de las personas ansiosas es especialmente interesante, porque utilizan una forma especial de respuesta: la conducta evitativa. Es decir, tratan de evitar situaciones que les producen reacciones fisiológicas displacenteras y pensamientos y emociones dolorosos. La mente pone en marcha una curiosa reacción hacia estos sentimientos o pensamientos que intentamos sacar fuera de nosotros que se puede resumir en la frase: aquello a lo que me resisto, persiste.

La mente ansiosa vive para evitar el peligro futuro, hasta tal punto, que el organismo acaba padeciendo diferentes trastornos de ansiedad

LA ANSIEDAD COMO EVITACIÓN EXPERIENCIAL:

ansiedad-mindfulness-psicologo-online-2A ese modo particular de comportarse que utilizan las personas que padecen ansiedad se le denomina “evitación experiencial”. Ésta ocurre cuando una persona no desea permanecer en contacto con experiencias determinadas (sensaciones corporales, emociones, pensamientos, recuerdos…) y, entonces, se implica activamente en alterar la frecuencia y la forma de esos eventos así como de los contextos que lo ocasionan, provocando la supresión de emociones y pensamientos. La cuestión es que tales esfuerzos por evitar esas experiencias conducen directamente a todo lo contrario: a exacerbarlas hasta llevar a la persona a sentirse aún más fuera de control. Cualquier forma de ansiedad, miedo o preocupación, se convierte en una experiencia interna indeseada que conduce a intentos de evitación externa a fin de controlar la no ocurrencia de la primera, que a su vez conducen a un paradójico incremento de la severidad de los síntomas.

En definitiva, la reacciones a las experiencias internas tales como juzgarlas, identificarse o fusionarse con ellas, temerlas y/o evitarlas están asociadas con un incremento del malestar y de reacciones disfuncionales. Estos factores se proponen como la clave en el mantenimiento de los trastornos de ansiedad. Dicho esto, mindfulness trabaja de forma central con la aceptación versus la evitación.

OBJETIVOS DE MINDFULNESS EN EL TRATAMIENTO DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD:

55f33c58c58c1Las características más importantes, comunes a todos los trastornos de ansiedad, a las cuales se dirige directamente la práctica de mindfulness son:

  • Evitación conductual o experiencial
  • Rigidez cognitiva
  • Repertorio rígido de respuestas conductuales

La curación, desde esta perspectiva, es un proceso que consiste en unir. Para que esto ocurra, todas las partes separadas y aisladas o negadas deben ser integradas en la conciencia.

Mindfulness trabaja de forma central con la aceptación versus la evitación

Mindfulness, dentro de las diferentes formas de incorporarlo en los modelos terapéuticos actuales basados en la aceptación, se apoya en tres objetivos fundamentales para el tratamiento de la ansiedad:

Primero: Expandir la toma de conciencia del paciente sobre sus experiencias. Se le enseña y motiva a observar sus respuestas emocionales con una claridad incrementada, a observar la función de sus experiencias internas evitativas que lleva a cabo, destinadas a controlar tanto la ansiedad como los pensamientos relacionados con ella, y a observar de una forma más aguda las consecuencias asociadas a tales acciones.

Segundo: Provocar un cambio radical de actitud vital, evolucionando de una actitud mental enjuiciadora y controladora hasta una actitud amorosa, compasiva y no enjuiciadora, aceptando todos los contenidos sean del signo que sean, y evitando etiquetas tales como “pensamientos irracionales” o “pensamientos racionales”.

Tercero: Mejorar la calidad de vida del paciente en general, enfatizando la flexibilidad cognitiva e implicándose completamente en su presente vital, para provocar cambios que enriquezcan de modo generalizado su vida.

ansiedad-mindfulness-psicologo-online-5

De esta forma, la práctica continuada de mindfulness en sus diferentes modalidades, se puede, a su vez, visualizar como tres procesos que se van desplegando progresivamente:

1.Darse cuenta de todos los contenidos internos con una intensa lucidez, incluso siendo conscientes de nuestros impulsos antes de ser actuados.

 

2.Ampliar la visión de uno mismo y tomar perspectiva y profundidad de lo que nos ocurre y de cuáles son las causas.

 

3.Permitir conscientemente, en vez de bloquear, los fenómenos del pensamiento, emoción, recuerdo, sensación, imagen, etc.

ansiedad-mindfulness-psicologo-online-4Permitiendo se produce, eventualmente, la disolución natural de dichos contenidos sin producir conflictos internos y sin dejar “residuos” o “huellas” en nuestra psique. El ciclo de disolución natural al que me refiero es como el de cualquier ser vivo: los contenidos aparecen ante nuestra conciencia observadora, se desarrollan y mueren. Dichos fenómenos entendemos que son producciones u objetos mentales. Dicho de otra forma, no son realidades.

De esto se desprende que la práctica de mindfulness nos ayuda a ver cómo nuestros pensamientos, emociones y sensaciones cambian rápidamente. Uno se da cuenta de que no hay forma de mantener y fijar los estados categorizados como “placenteros” y descartar definitivamente los estados categorizados como “displacenteros”.

¿Quieres saber más?

supera-psicologo-jaen
Supera Psicología
Compartir
Facebook
Google+
Google+
http://ayudapsicologicaonline.es/ansiedad-mindfulness/">
YouTube
YouTube
LinkedIn
Subscribirse por correo
Supera Psicología
Ayuda Psicológica Online
RSS

También te puede interesar...

Dejar una opinión